3-reglas-mejora-procesos

Con las señales de mejora y progresiva recuperación de la economía global comienzan a aparecer, paulatinamente, nuevas ofertas de incorporación en el mercado laboral. Actualmente, dentro del ámbito de la ingeniería, uno de los puestos más demandados es el de experto en mejora de procesos.

Merecería mención aparte lo curioso que resulta que se suscite interés en la mejora de la productividad al final de un proceso de recesión. Lo correcto hubiera sido realizar estas mejoras antes o incluso durante la misma. Deberíamos plantearnos que seguimos teniendo un terrible malentendido, respecto a la mejora de procesos. Precisamente, cuanto peor es la situación, mayor es la inversión que deberíamos hacer en mejorar nuestra eficiencia para disminuir los costes.

En cualquier caso, lo cierto es que puede resultar una tarea desbordante, especialmente para ingenieros noveles, abordar un proceso de mejora de procesos integral en una pequeña o mediana empresa que, por las circunstancias económicas, halla parado o reducido durante tiempo su inversión en mejora de procesos.

Comparto con vosotros lo que, para mi, son las 3 claves que te garantizan en el éxito en la mejora de los procesos.

  • Elimina los procesos innecesarios. Bastante autodescriptivo. Si un proceso puede ser clasificado como innecesario, no debería existir. Si no hay motivo de que exista, es un gasto superfluo y debe ser eliminado. Un ejemplo claro son gran parte de las esperas y desplazamientos, que pueden ser eliminados con una redistribución del espacio productivo.
  • Reduce los procesos que no portan valor. Entendiendo valor del producto aquello por lo que estaría dispuesto a pagar nuestro cliente, es obvio que algunos de nuestros procesos no aportan valor, pero por otro necesitamos hacerlos. Por ejemplo, la limpieza de las oficinas, o la gestión de tu MPR no aportan valor para el cliente, pero son fundamentales para el correcto funcionamiento de la empresa. En estos casos, hay que localizar y reducir al máximo estos procesos.
  • Automatiza los procesos repetitivos. La automatización es la mejor amiga de la mejora de procesos. Pero no solo en procesos productivos directos. La automatización también debe ser integrada en oficinas y, en general, en todo el workflow de la empresa, ayudando a reducir la burocracia innecesaria y los gastos indirectos. En última instancia, cualquier proceso que no requiera de habilidades creativas o toma de decisiones sujeta a factores no previsibles, debería ser realizado de forma automática.

Estos puntos son el resultado directo de la aplicación de las prácticas del Lean Manufacturing, convenientemente reducido y sintetizado. Son 3 reglas simples, fáciles, claras, y sencillas de entender y recordar, que deberían acompañarte y convertirse en tus mejores amigos durante todo proceso de mejora.

Por supuesto, que sea fácil de entender no significa que sea fácil de llevar a la práctica. Distribuir el espacio en una fábrica para mejorar la versatilidad, reducir las esperas y los transportes suele ser algo asumible. Abordar una reforma integral del workflow de una empresa para reducir las tareas que no aportan valor, eliminar la burocracia, y automatizar procesos… puede ser una tarea titánica.

No obstante, mantener estas 3 reglas en la cabeza y aplicarlas debidamente en el momento correcto nos permitirán estar un poco más cerca del éxito.

mejora de procesos