Review del Google Home Mini, el altavoz inteligente de Google


En una época la que proliferan los asistentes de voz y altavoces inteligentes, dos competidores están luchando por liderar la carrera. La gama Alexa de Amazon, y la gama Google Home de Google.

Google Home Mini es el pequeño de la familia de altavoces inteligentes de Google. Una gama que completa el Google Home y Google Home Max (este último no disponible en España). Una fuerte apuesta de Google por tomar ventaja el campo de los asistentes personales domésticos.

Los dispositivos Google Home emplean Google Assistant como software para interpretar órdenes y vocalizar respuestas. Una aplicación que también podéis probar en vuestro móvil Android.

Hace unos meses tuve la oportunidad de hacerme con un Google Home Mini desde EEUU gracias a un amigo. En esos momentos únicamente hablaba inglés y el número de acciones que podías realizar con él era muy limitado.

Anuncio:

En Junio de 2018 el Google Home Mini salió finalmente a la venta en España por un precio de 59€. Aunque seguramente aún podéis haceros con alguno más barato de importación.

Unos días antes de que saliera al a venta en España, Google Home Mini (y su integración en IFTTT) recibieron una actualización para que hablaran Castellano. Casi un año después de que Google Assistant hablara castellano en el móvil.

Tras unos meses de uso, y estando disponible en España, ha llegado el momento de hacer un review del Google Home Mini. Un dispositivo, aunque veremos ahora su utilidad real, por lo menos os aseguramos que resulta interesante y divertido.

Diseño

El diseño del Google Home es uno de sus puntos fuertes. Es sencillo, elegante, y encaja de forma discreta en un salón. Aunque, por supuesto, la apreciación estética es muy subjetiva y habrá gente que quizás no lo encuentre así.

Como se dice “para gustos están los colores”. Y, precisamente, Google Home Mini se encuentra disponible en una gran variedad de colores, aunque es el modelo blanco y gris el más habitual.

Como su nombre indica, el Google Home Mini es un dispositivo pequeño que cabe en la palma de la mano. Tiene unas dimensiones de 98mm de diámetro y 42mm de altura, con un peso de 173 gramos.

El cuerpo del Google Home Mini es redondo, con la carcasa de plástico y la parte superior textil. El tacto de la parte superior es agradable. Bajo él se encuentra 4 LEDs RGB aunque, salvo el inicio, brillarán en color blanco.

Tocando la parte superior del Google Home Mini podemos subir o bajar el volumen. En un principio debería incorporar un sensor de presión que permitiría una interacción mucho más rica. Lamentablemente, una partida defectuosa hizo que Google tuviera que eliminar esta función del software. Una auténtica pena.

Altavoz inalámbrico

Como altavoz inalámbrico el Google Home Mini no va a ganar ningún concurso de equipos de sonido. Con su pequeño tamaño monta un único transductor de 40 mm y su escasa potencia se nota al reproducir música.

La calidad de sonido y potencia del Google Home Mini queda lejos del Google Home, y a mucha distancia del Google Home Max que es un auténtico altavoz multimedia por derecho propio.

Pese a su escasa potencia, el Google Home Mini funciona de forma notable para sonidos vocales donde consigue un audio claro y distinguible. Algo lógico siendo que es su principal función. Es al reproducir música donde sus carencias quedan a la luz.

En cuanto a conectividad, Google sabe perfectamente cómo destacar en esto. Podemos enviar el audio de muchas aplicaciones al Google Home Mini a través de Wifi usando tecnología Miracast. Por otro lado, podemos conectarnos a través de Bluetooth y usarlo como altavoz inalámbrico si nuestro dispositivo móvil lo permite.

Reconocimiento de voz

Dejando claro que el Google Home no va a destacar por sus capacidades como altavoz, el interés principal en este pequeño altavoz inteligente es su capacidad de reconocimiento de voz.

Al igual que el resto de la familia, Google confía en su aplicación Google Assistant para las funciones de reconocimiento y síntesis de voz, y está integrado en el Google Home Mini a la perfección.

Dispone de dos micrófonos de largo alcance, que consiguen un reconocimiento de voz correcto desde cualquier sitio de una habitación, incluso aunque estemos a una distancia de varios metros.

Para comunicarnos con el Google Home Mini debemos empezar diciendo la frase de activación “Ok Google” o “Ey Google”. Tras esto, las luces del dispositivo se encienden y podemos hacerle las preguntas o darle las instrucciones que queramos.

El reconocimiento puede afectarse con el ruido ambiente, sobre todo si lo tenemos cerca de la televisión. De hecho, a veces se enciende solo sin que digamos la frase de activación (se apaga a los pocos segundos al no ser capaz de reconocer un comando).

Por su parte, la sintaxis de voz es correcta, y tanto el contenido como el tono de voz de las respuestas resultan amigables y muy naturales. Es perfectamente imaginable poder mantener una conversación fluida en un futuro no muy lejano.

Tras las últimas actualizaciones se ha incorporado Voice Match, por lo que el Google Home Mini puede reconocer la voz de quién le habla. Podemos configurar hasta 6 perfiles de usuarios, y Google Home dará respuestas personalizadas para cada usuario, como por ejemplo sus citas de calendario.

Comparado con su competidor Alexa, el reconocimiento de voz y la sintaxis es ligeramente mejor en el Google Home. Sin embargo, tenemos la clara desventaja de no poder desactivar la frase de activación, algo que deberían arreglar en el futuro.

¿Qué puede hacer?

Podemos hacer una gran cantidad de acciones en el Google Home Mini. De momento son bastante sencillas, aunque es de esperar que añadan más en el futuro.

Así, podemos preguntarle por la hora o el tiempo, preguntarle qué significa una palabra, pedirle que traduzca a otro idioma, o añadir recordatorios o leer nuestras citas de Google Calendar.

También podemos definir alarmas en una determinada hora o dentro de un cierto tiempo. Por ejemplo, podemos decirle “recuérdame apagar el horno dentro de 30 minutos”.

Google Home también no ayuda al hacer la lista de la compra. Podemos decir “añade comprar leche a la lista de la compra” y Google Home lo añadirá en la lista, que podremos consultar desde el móvil.

También puede leernos las noticias desde fuentes como El País, el confidencial, Cadena Ser, Cope, Onda Cero, esRadio, entre otros. Progresivamente van añadiendo más fuentes de noticias.

Por supuesto, también puede ponernos música. Diciéndole “pon me algo de música” Google Home reproducirá música desde el servicio que tengamos configurado (normalmente Google Music o Spotify).

Cuando Google Home no entienda algo nos responderá que no entiende el comando. Algo que, por el momento, pasa con demasiado frecuencia que el catálogo de comandos disponibles son limitados.

Por otro lado, estas funciones son las mismas que podemos tener en el móvil con Google Assistant. De hecho menos, porque en el móvil Google Assistant usa la pantalla para realizar las respuestas, y entiende un mayor número de preguntas.

Configuración desde el móvil

La configuración del Google Home Mini es realmente sencilla gracias a la aplicación Google Home. Esto es algo de agradecer frente a otras soluciones comerciales, que tienen mucho peor resuelto el procedimiento.

Simplemente tenemos que instalar la aplicación Google Home en nuestro dispositivo móvil, añadir el Google Home Mini, y tendremos todas las opciones para configurar nuestro dispositivo.

La idea detrás de la aplicación Google Home es centralizar el control todos nuestros dispositivos, incluidos móviles, altavoces inteligentes, y otros dispositivos de IoT y Smarthome, de forma que estén accesibles en una única aplicación.

Sin embargo la disposición y organización de la App es algo caótica. Además, es algo que ha empeorado progresivamente con recientes actualizaciones, hasta hacer que en ocasiones resulte poco intuitivo.

Por ejemplo, puedes pasar mucho tiempo buscando una opción porque tienes que pulsar en los menús en el orden exacto, o de lo contrario terminas llegando una y otra vez a la misma pantalla. Esperemos que subsanen estos defectos en el futuro.

Capacidades de integración

Como hemos dicho, la pretensión de Google Home es centralizar todos nuestros dispositivos y servicios en la nube en una única aplicación integrada con su asistente de voz.

Google Home y Google Assistant son aplicaciones en la nube, y su entorno natural es la integración con aplicaciones en la nube. Así, podemos conectar el Google Home Mini con una gran cantidad de servicios Web.

Por ejemplo, podemos conectarlo con Spotify, y podremos pedir a Google Home que nos ponga una canción, pero únicamente con una cuenta premium. Con la cuenta gratuita únicamente podremos pedir que nos ponga “música” de forma aleatoria.

Otro servicio destacado en la integración con Google Home es Netflix. Así, podemos pedirle que reproduzca una serie simplemente diciendo el nombre de la serie.

Por otro lado, si tenemos un dispositivo Chromecast 2 o Android TV, Google Home se integra a la perfección. Podemos reproducir audio o video desde YouTube, Netflix, Spotify, etc en nuestro dispositivo ChromeCast simplemente pidiéndoselo a Google Assistant.

El popular reproductor Kodi, muy común en sistemas multimedia doméstico, aún no acepta el control desde Google Assistant. Pero están trabajando en ello y debería estar disponible a finales de 2018.

Además de estos servicios, Google Assistant permite agregar nuestras propias integraciones a través de IFTTT. Por ejemplo, podemos mandar un email, guardar un fichero en Dropbox, mandar un mensaje MQTT, una petición HTTP, o cualquier flujo de trabajo que queramos.

Todo ello controlado por voz. Las posibilidades son casi inagotables y la configuración es muy sencilla gracias a apoyarse en la plataforma IFTTT.

IoT y Smart Home

Uno de los puntos más interesantes del Google Home es su capacidad de integración con IoT y SmartHome formando parte de un sistema domótico. Así, podemos encender las luces, activar o desactivar dispositivos, incluso tenemos pasarelas para poder controlar cualquier dispositivo con un mando infrarrojo o RF que tengáis en casa (el aire acondicionado, el robot aspirador).

Google Home es compatible con muchos dispositivos comerciales como Nest, Philips Hue, TP-Link y Wemo, que normalmente son prohibidamente caros. Afortunadamente, también es compatible con muchos fabricantes chinos, como el popular Sonoff, que distribuye productos domóticos a precios “razonable”.

Aquí el hecho de que Google Home funcione con IFTTT, en lugar de ser una ventaja es una limitación. Aunque IFTTT integra una gran cantidad de dispositivos nos deja las manos casi atadas como programadores, algo que le hace perder interés frente a Alexa.

Aprovechamos para hacer una pequeña reflexión sobre privacidad y seguridad, a la hora de domotizar vuestra casa. Porque no querréis que un ladrón pueda desactivar la alarma gritando desde la puerta “ok google, apaga la alarma” o que, si un día se os va internet, no podáis encender las luces de ninguna habitación.

Pero lo cierto es que con cabeza y las precauciones anteriores domotizar tu casa es muy divertido. Quizás no sea totalmente práctico y sólo sea por la novedad. Pero, en cualquier caso, es muy divertido.

Conclusión

La pregunta del millón ¿Merece la pena comprar un Google Home Mini? Bueno, depende totalmente de tu perfil, de para qué quieras usarlo y las expectativas que tengas.

En cuanto a utilidad real, en el día a día, depende de los dispositivos que tengáis y los servicios que tengáis contratados. Si tenéis un Android TV o Chromecast, u otros dispositivos domóticos, la utilidad aumenta bastante. Igualmente, si tenéis cuentas Premium de Netflix o Spotify.

Quizás el mayor “problema” que tenga el Google Home Mini es que todas las funciones las podéis tener instalando Google Assistant en el móvil. Por lo que, comprar el altavoz que lo integra quizás no tiene mucho sentido.

Por otro lado, está el problema de depender de IFTTT. Si sois programadores seguramente disfrutaréis más con Alexa, que es menos limitado, aunque aún no está disponible en Español. Además, si es interés como desarrollador, podéis probar tanto Google Assistant como Alexa en un ordenador como Raspberry Pi sin necesidad de comprar un altavoz en absoluto.

Entonces, ¿merece la pena o no? En mi opinión, es una apuesta de futuro, aunque a día de hoy tiene una utilidad limitada en el día a día. Tiene potencial pero aún le falta mucho camino por recorrer, aunque Google ha mostrado su interés en seguir actualizando e incorporando funciones a su gama Google Home.

Pero si queréis ser de los primeros en probar, o si sois unos amantes de estas cosas frikys, es una buena forma de adelantarse a lo que está por venir. Por unos 50€ (menos si lo importáis), es una opción barata de introducirse en el mundo de los altavoces inteligentes.

Si los asistentes de voz son una moda pasajera, o algo que ha venido para quedarse (o incluso ambas cosas), es algo que aún tendremos que ver. Pero si os habéis criado viendo series de ciencia ficción donde se comunican con el ordenador simplemente hablando, quizás el Google Home sea el primer paso en esta dirección y una forma de adelantarse para probarlo.

Anuncio:

Previous Cómo actualizar la versión de Raspbian en Raspberry Pi
Next Cómo calibrar la altura de la cama en la Anycubic i3 Mega

¡Deja un comentario!...

1000