Usar comandos de Linux en Windows


comandos-de-windows-en-linux

Si sois usuarios habituales o administradores de sistemas Linux seguramente estaréis acostumbrados al uso del terminal y os sabréis al dedillo una buena cantidad de comandos (y si no, deberíais).

Sin embargo por muy fans que seáis de Linux hay que asumir que tarde o temprano, bien sea en vuestra vida laboral o personal, os va a tocar lidiar con un sistema Windows. Y hay que decir que en Windows, al igual que en Linux, la forma más eficiente de realizar ciertas acciones sigue siendo emplear la consola de comandos.

Si estáis muy acostumbrados a los comandos de Linux y usáis la de Windows ocasionalmente encontraréis el cambio un proceso molesto. Por un lado tenderéis a mezclar comandos, y por otro lado echaréis en falta algunas funcionalidades de edición de la consola o utilidades Unix que no tienen equivalente en Windows.

En esta entrada veremos diversos métodos para personalizar la consola de comandos de Windows para que su uso sea más similar a la de Unix de forma que su uso eventual sea más agradable, a la vez que mantenemos el acceso a toda la potencia de nuestro sistema.

Definir alias para comandos

La primera opción que tenemos para personalizar la consola de Windows es poner Alias a los comandos que más empleemos para que podamos llamarlos por el mismo nombre que sus homólogos en Linux.

A continuación os paso una lista de alias de comandos. Para instalarlos, simplemente abrir una nueva consola en Windows y pegar el siguiente texto.

Podéis definir vuestros propios alias de comando, tanto para hacer que sean similares a Linux, como para acceder rápidamente a los que uséis más habitualmente. Si queréis eliminar un alias simplemente eliminar el archivo bat correspondiente de la carpeta System32.

Usar Powershell

Otra opción para que nuestra experiencia en Windows sea más similar a la de Linux es emplear Powershell. Powershell es un interprete orientado a objetos que pretende emular las funcionalidades del lenguaje Perl. Es el sucesor de la consola de comandos y, como tal, es mucho más potente que la consola de comandos tradicional.

PowerShell está integrado de serie en Windows Vista, 7 y 8 por lo que no es necesario descargar ni instalar software adicional. También se encuentra disponible en Windows XP, pero no viene integrado, por lo que tiene que ser descargado de forma gratuita desde la propia página de Microsoft.

Soluciones de terceros

La última opción que os proponemos es emplear aplicaciones de terceros que intentar hacer que la experiencia de la consola de comandos en Windows sea más similar a la de Linux.

Existen muchos desarrollos similares, pero desde aquí os proponemos los siguientes.

Clink

Clink añade a la consola de comandos de Windows algunas de las características de edición del terminal de Linux. Entre ellos añade mejoras en la edición de lineas, completado inteligente de comandos, alias para comandos, mejor uso del portapapeles, deshacer (Control+Z) y otras muchas características.

Está disponible en este enlace.

Cygwin

Cygwin es más que un simple reemplazo de terminal, es un intento de integrar aplicaciones de Windows y Unix. Su instalación es realmente sencilla y, como funcionalidad básica, proporciona un terminal casi idéntico al de Unix, con los mismos comandos y capacidades de edición.

Está disponible en este enlace.

GNU Utilities For Win32

Por último, si lo único que queremos es disponer de los mismos comandos y utilidades que en Unix, pero sin preocuparnos por las mejoras de edición, podemos instalar las GNU Utilities for Windows. Estas utilidades son una colección de comandos habituales en Unix portadas a Windows. A diferencia de Cygwin, que corre en una capa de emulación, estas utilidades son ejecutables programados para Win32 y diseñados para tener las mismas funcionalidades que sus equivalentes en Unix.

Está disponible en este enlace.

Conclusión

Aunque sea menos conocido que en Linux, lo cierto es que si queréis sacar toda la potencia de un sistema Windows tendréis que usar igualmente la consola de tomando.

Si estáis habituados al terminal de Linux os hemos planteado diversas opciones para personalizar la consola y hacerla más similar a un terminal de Unix. Han quedado otras aplicaciones de terceros en el tintero (como Console2, ConEmu), pero sus posibilidades son similares a las presentadas.

Personalmente, mi opción favorita y mi consejo es que empleéis siempre Powershell, que tiene una funcionalidad muy superior al resto de consolas, a la vez que los nombres de los comandos son similares a Unix. Además siempre podemos definir alias para los comandos restantes o para aquellos que usemos habitualmente.

Con esta dos herramientas (Powershell y alias personalizados) tendréis una herramienta potente, personalizada y rápida de uso, que os permitirá convertiros en auténticos usuarios expertos o administradores de sistemas de Windows.

Previous Instalar OpenCV en Linux Mint o Ubuntu
Next Descargar desde Grooveshark tus canciones favoritas

¡Deja un comentario!...

avatar
1000
wpDiscuz